Menu
Noticias
> Salas de Prensa > Profesionales de emergencias, cuidados…
http://www.epes.es/wp-content/uploads/not_20170316.jpg
Profesionales de emergencias, cuidados críticos y voluntarios aúnan esfuerzos para mejorar el nivel de respuesta ante una parada cardiorrespiratoria para salvar vidas

El Hospital Virgen de la Victoria, a través de su Unidad de Cuidados Críticos, organiza cursos de formación para mejorar los conocimientos en resucitación cardiopulmonar y desfibriladores externos automáticos en lugares públicos

16 marzo, 2017
Compartir:

Profesionales de los equipos de Emergencias, Cuidados Críticos y voluntarios de la Asociación de Expacientes de UCI (EXPAUMI) coinciden en destacar la importancia de mejorar la coordinación institucional y los conocimientos para poder llevar a cabo una actuación inmediata y efectiva ante una parada cardiorrespiratoria, con el objetivo de salvar vidas con las menores secuelas posibles, tras sufrir una situación de esta índole.

Por ello, el  Hospital Virgen de la Victoria impartirá cursos de formación para ciudadanos y familiares de pacientes para mejorar los conocimientos en resucitación cardiopulmonar y desfibriladores externos automáticos en los diversos lugares públicos que ya disponen de este dispositivo. En este sentido, el  director gerente del Hospital Virgen de la Victoria, José Antonio Medina, acompañado por el  director provincial del 061 de Málaga, Félix Plaza,  la directora de la Unidad de Cuidados Críticos del Hospital Virgen de la Victoria, María Victoria de la Torre, y la voluntaria de la Asociación de Expacientes de UCI (EXPAUMI), Paloma Rosado, han presentado hoy estos talleres, donde además los periodistas que han asistido han tenido la oportunidad de recibir  formación en esta materia.

Los responsables han coincidido en destacar la  gran  iniciativa por parte de los profesionales del centro y de los voluntarios de EXPAUMI, que cuentan con gran experiencia en la formación de familiares, cuidadores y acompañantes de pacientes crónicos, lo que contribuye a mejorar los conocimientos para una actuación inmediata en caso de emergencia en el ámbito domiciliario, a través de estas sesiones de formación, que tendrán lugar en el salón de actos del Hospital Virgen de la Victoria, a partir de próximo día 18 de marzo, y que continuarán a lo largo de todo el año, un sábado de cada mes.

Por su parte, el director gerente del Hospital Virgen de la Victoria, José Antonio Medina, ha recordado “la importancia de la concienciación social sobre la actuación inmediata en caso de parada cardiorrespiratoria extrahospitalaria, así como la necesidad de adquirir conocimientos básicos para mantener con vida a una persona hasta la llegada de los equipos de emergencias”. También, Medina, ha elogiado el “alto nivel de coordinación y de respuesta profesional respecto a la atención especializada de este tipo de emergencias por parte de los equipos del 061, los servicios de urgencias y las unidades de cuidados críticos, que además se encuentra en continuo proceso de revisión y mejora”.

El director provincial del 061 en Málaga, Félix Plaza, ha explicado que “aunque durante los últimos diez años se ha apreciado un aumento de la intervención por parte de los testigos de una parada cardiorrespiratoria extrahospitalaria en Málaga, ascendiendo la cifra desde el 5 % al 18 %, en los últimos diez años, gracias al esfuerzo realizado en la difusión de esta técnicas de soporte vital básico y desfibriladores automáticos (SVB y DEA),  queda aún un largo recorrido para llegar al menos al 50%, según las recomendaciones del Plan Nacional de RCP/Consejo Español de RCP”.

Además, la directora de la Unidad de Cuidados Críticos del Hospital Virgen de la Victoria, María Victoria de la Torre, ha recordado que “se estima que a nivel nacional, aproximadamente un centenar de personas fallecen cada día  por un paro cardiaco súbito, y que cuando esto ocurre fuera de un hospital, sólo una de cada cinco víctimas recibe resucitación cardiopulmonar básica, una intervención que de realizarse a tiempo, mientras llega el soporte especializado”, insiste de la Torre, “puede lograr que la persona, además de sobrevivir, lo haga sin secuelas”. De los 40 pacientes ingresados en la UCI durante 2016 por paro cardiorrespiratorio extrahospitalario,  solo 12 de ellos recibieron SVB y DEA.

Según los últimos datos de evidencia científica, en nuestro país los accidentes de tráfico en la población y las enfermedades cardiovasculares son dos de las principales causas de mortalidad. De este modo,  este tipo de situaciones suponen un riesgo vital inmediato, y muchas personas, que de otro modo fallecerían, pueden recuperarse si reciben asistencia inmediata por parte de  las personas que están más cerca en el momento de producirse el hecho, siempre y cuando  éstas dispongan de conocimiento sobre técnicas de soporte vital básico, que son además de fácil aprendizaje y que pueden suponer la  diferencia entre la vida y la muerte de la persona afectada.

Por otro lado, y según las últimas estadísticas, se estima que  cada año se producen en España más de 25.000 paradas cardiorrespiratorias, lo que equivale a una media de una parada cardiaca de forma súbita cada 20 minutos, ocasionando cuatro veces más muertes que los accidentes de tráfico. El 60% de las mismas se producen en presencia de testigos  y la mayoría –más de un 75% de las paradas– se producen en el hogar. Sin embargo, en  menos de un 12% (valor medio a nivel nacional) de las mismas se han realizado técnicas básicas de resucitación antes de llegar los equipos sanitarios de emergencias (061).

Además, la  Fibrilación Ventricular es la responsable inicial del 85% de las paradas cardiacas extrahospitalarias. El 80% de las paradas cardiacas son secundarias a la enfermedad coronaria,  ya que un 19-25% del Infarto Agudo de Miocardio debuta en forma de muerte súbita. Esto se confirma porque el 50% de pacientes reanimados fuera del hospital son por Infarto Agudo de Miocardio. En España cada año más de 68.500 pacientes sufren infarto agudo de miocardio,  de los cuales unos 20.000 fallecen antes de ser atendidos en un hospital,  y un importante número ellos quedan con secuelas neurológicas para el resto de su vida.


Etiquetas: