Menu
Noticias
Salas de Prensa > Profesionales del Hospital Materno…
Profesionales del Hospital Materno Infantil trasladan a Barcelona a un paciente pediátrico con circulación extracorpórea

Este es el primer traslado en helicóptero medicalizado de un menor, conectado a un corazón y un pulmón artificial, que estuvo coordinado por el servicio de emergencias 061

General, Noticias
7 febrero, 2020
Compartir:

Profesionales del Hospital Regional de Málaga han coordinado con éxito el traslado a Barcelona de un paciente pediátrico con soporte extracorpóreo a consecuencia de una grave patología respiratoria. Este se encontraba ingresado en la UCI del Materno Infantil y, una vez pudo ser derivado al Hospital Vall de Hebrón, se procedió a coordinar el operativo, que requirió de una minuciosa planificación.

La unidad de Cuidados Intensivos pediátricos del Hospital Regional de Málaga -ubicada en el Materno Infantil- ha sido la encargada de coordinar el traslado en helicóptero, pionero en España, y en el que han participado una veintena de  profesionales del centro. Asimismo, ha sido clave la actuación de la Empresa Pública de Emergencias (EPES) que participó con un equipo móvil de ambulancia y con un helicóptero medicalizado.

El director de la unidad y de las urgencias de Pediatría del Hospital Regional de Málaga, Guillermo Milano, explica cómo el equipo, en coordinación con el de Barcelona y con el 061, se movilizó en horas para proceder al traslado. “Ha sido el primer traslado en ECMO pediátrico aéreo en Andalucía y el primero nacional pediátrico en helicóptero. El equipo lo ha constituido un intensivista pediátrico, una enfermera de la UCI de pediatría, un perfusionista y un cirujano cardiovascular, además del equipo propio del helicóptero”, apunta.

El paciente, de tres años y con enfermedad pulmonar crónica, precisa de un complejo trasplante pulmonar que debe realizarse en el Hospital Vall de Hebrón . El jefe de sección de la UCI de Pediatría del Hospital Regional de Málaga, José Camacho, explica que “la única opción para el traslado era iniciar terapia ECMO, es decir, un soporte de pulmón y corazón artificial”. Esta técnica suplanta temporalmente la función del corazón y los pulmones, manteniendo la circulación de la sangre y la presencia de oxígeno en el cuerpo.

El intensivista Antonio Morales, explica cómo el traslado ha supuesto un antes y un después para la unidad del Materno Infantil. “Ha sido un reto para nosotros, no sólo para los que nos montamos en el helicóptero, sino para todos, ha sido una experiencia gratificante, pero muy intensa por la complejidad del caso”, explica el médico. “La ECMO es el último recurso en pacientes con patología cardíaca o respiratoria grave, la gestión de los tiempos es muy importante, no podemos correr riesgos innecesarios”, apunta, al tiempo que manifiesta la importancia de la experiencia previa del equipo en traslados ECMO terrestres.

La enfermera Cristina Arcos recuerda cada paso dado en la operación, que requirió, asimismo, de cinco movimientos del paciente para su traslado, lo que incrementó la complejidad de su atención y cuidados: de la cama de la UCI a la camilla, de la camilla a la ambulancia, de la ambulancia al helicóptero, del helicóptero a la camilla de la ambulancia y, de esta, a la del centro. “Que todos fuesen exitosos fue un reto y que el paciente llegase en circunstancias óptimas, un orgullo”, explica la enfermera de críticos, que relata el trabajo de los días y horas previas de todo el equipo estudiando cómo ejecutar un traslado de estas características.

En los mismos términos se expresa el perfusionista Juan Carlos Santos, que explica que el día previo al traslado -el jueves 30- se desplazaron para ver in situ el helicóptero. “Este caso ha requerido de mucha planificación. Antes vimos cómo hacerlo, dónde ponerlo, nuestra disposición en el interior del helicóptero: no se podía improvisar”, señala.

El vuelo, que partió del helipuerto del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, tuvo una duración inicial de una hora y cincuenta minutos. Pasado este tiempo, pararon a repostar en Alicante, donde reanudaron el vuelo a la media hora. La segunda parte del viaje, hasta Barcelona, tuvo la misma duración que el primer trayecto.

“De Málaga a Alicante alcanzamos los 5.000 pies, aunque más tarde nos mantuvimos a 1.500. Dependiendo de la altura puede aumentar o disminuir la oxigenación del paciente, por lo que hicimos 8 analíticas desde que salimos y hasta que llegamos para ver si era necesario variar los parámetros ventilatorios”, explica el perfusionista, que relata cómo este caso ha permitido dar una segunda oportunidad al pequeño.

El cirujano cardiovascular infantil Francisco Vera acudió al traslado con el objetivo de dar soporte en el caso de que hubiera una complicación de la ECMO, bien por el viaje o por la manipulación del paciente durante los diferentes pasos del traslado. “La organización del traslado se hizo en un plazo muy rápido y el traslado en sí se llevó a cabo sin ninguna incidencia,  de una manera muy sistemática y muy fluida: se notaba que se habían estudiado muy bien las necesidades y posibles problemas durante el transporte”, agrega.

El servicio de emergencias sanitarias de 061 en Málaga, perteneciente a la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía coordina cada año cientos de traslados en la comunidad. Durante 2019, coordinó y trasladó a 210 pacientes críticos por vía aérea en colaboración con los equipos médicos especializados de los centros sanitarios y los equipos de urgencias del Servicio Andaluz de Salud.


Etiquetas: